Publicidad
Portada

    

Murió dirigente sindical tras ser sicariado en Altavista Gourmet

Martes, 13 Junio 2017 - 8:51am
Sucesos
Guayana
Bladimir Martínez Ladera

Ciudad Guayana.-Serían aproximadamente las 8:45 de la noche del lunes cuando fue sicariado por un sujeto el dirigente sindical José Santiago Molletón Quintero de 44 años de edad, otra persona resultó herida por el desconocido que perpetró el homicidio.

El infortunado hombre era del sindicato de maquinaria pesada del estado Anzoátegui y dirigente del partido Voluntad Popular. Cuando resultó tiroteado se hallaba en una de las mesas del Café y Panadería Oportos, edificio Altavista Gourmet de la calle Aro, Puerto Ordaz, el delincuente se acercó hasta el infortunado y sin mediar palabras sacó el arma y procedió a matarlo, igual a uno de sus acompañantes.

Testigos dicen que el pistolero vestían franela de color rojo y jean, después huyó por donde entró sin problema. Molletón quedó sin signos vitales en la silla, en tanto que Luces José Velásquez de 51 años de edad, era trasladado de emergencia a la clínica Chilemex, éste recibió una herida de proyectil en el abdomen, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de emergencia, su estado es de pronóstico reservado.

Las víctimas se encontraban con un par de mujeres, las chicas intentaron auxiliar al dirigente sindical pero ya había expirado. Cuentan los presentes que el asesino llegó para matar al militante del partido Voluntad Popular, igual a su compañero, sin embargo la presencia de los demás clientes impidió que siguiera disparando contra ambos ciudadanos.

Al sitio se hicieron presentes funcionarios de la Policía de estado Bolívar, los uniformados no lograron dar con el paradero del criminal. El difunto tenía su residencia en la calle Bolívar de Soledad, municipio Independencia, estado Anzoátegui.

Expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, se hicieron presentes para levantar el cadáver y hacer las pesquisas preliminares, una de las hipótesis que cobra fuerza es que se trató de una muerte por encargo.

 

 

Publicidad
Publicidad