Publicidad
Portada

    

Carretera La Carata convertida en picadero de carros

Sábado, 13 Mayo 2017 - 7:55am
Sur
Upata
María Martínez

Upata. El alto índice de inseguridad, aunado a las bandas delictivas que operan en distintos sitios, ocasionan pánico en las comunidades rurales del municipio Piar. Sectores campesinos no escapan de esta problemática que diariamente genera terror y angustia en cualquier sitio del país, algunas personas atemorizadas abandonan sus propiedades para proteger su integridad y la de su núcleo familiar.

El problema social lo están padeciendo los habitantes de la comunidad rural La Carata, la carretera es el principal blanco de las bandas delictivas que desarmar vehículos robados y dejan parte de la carrocería abandonada en la vía, situación que pasa ante la vista de los transeúntes, además de otros hechos criminales que cometen a diario, afectan la tranquilidad de las personas que hacen vida en esa barriada.

En vista de la situación de inseguridad que viven a diario parceleros de ese sitio agrícola, algunos productores decidieron proteger su identidad y denunciar el problema que padecen. Dicen que los antisociales, sin piedad alguna arremeten en contra de la gente, debido a las denuncias que formulan a diario ante los cuerpos policiales y medios de comunicación.

Desde la entrada de la comunidad hasta el antiguo vertedero de basura la maleza ha tomado la carretera, situación que ocasiona que los bandidos se enconchen para cazar sus presas y despojar a sus víctimas de todas sus pertenecías, incluyendo el carro, así lo explicó Pablo Duarte, quien a su vez destacó, que los cuerpos policiales conocen el índice de inseguridad que existe en La Carata, pero no han tomado los correctivos correspondientes.

Frecuencia policial

Para este manifestante es importante que los efectivos policiales hagan acto de presencia en ese sitio, son muchos los vehículos que ingresan hacia este lugar; además de ese flagelo existen otros delitos que no son denunciados por los habitantes producto de las continuas amenazas que reciben por parte de los antisociales que se apoderaron de ese sector.

También el denunciante comentó, “nosotros jamás nos imaginamos ser blanco de la delincuencia desatada que existe en este municipio, no solamente desvalijan los vehículos, igual ingresan a nuestras propiedades nos roban las motobombas, máquinas desmalezadora y otras herramientas de trabajo, estamos cansados de llamar a los efectivos policiales y nadie nos toma en cuenta”.

Los habitantes se sienten preocupados porque son muchos los delitos ocurridos en esa zona rural del municipio y nadie se preocupa por apoyarlos a combatir este flagelo que está acabando con la tranquilidad y paz de los moradores, quienes necesitan que los efectivos de la Guardia Nacional, Policía del estado Bolívar y Municipal visiten ese caserío para que ofrezcan la seguridad correspondiente en dicho lugar.

 

Despiece...

Necesitan patrullajes

Los lugareños informaron que ellos merecen una mejor calidad de vida, pero para lograrlo necesitan que se intensifiquen los recorridos policiales de manera permanente, para evitar que este tipo de problema siga causando estrago en la población.

 

 

 

Publicidad
Publicidad